2 de diciembre de 2007

Esa mujer

Hoy voy a hablar de la causante de muchos de mis males en Birmingham, Linda, el único miembro de mi familia de acogida.

Cuando nos conocimos fue extraño. No podía recogerme hasta tarde (esperé en una divertida estación de Birmingham con varios adolescentes vociferantes, mi portátil y 900€) pero lo entendí porque tenía planificado con bastante antelación una salida a ver unas carreras de motos (¿?). Al llegar a recogerme a la estación a las 9 de la noche, llegó una mujer regordeta, sudorosa, con las uñas muy negras y una tartana por coche. Sin embargo parecía animosa. Me comentó que se había pedido el siguiente día libre en el trabajo para enseñarme donde estaba el trabajo y demás. Bien.

Al llegar a su casa, en uno de los gigantescos barrios residenciales del Black Country olía a vino a 5 metros de la puerta. La casa no estaba mal, pero el olor a vino y las mosquitas que pululaban me hicieron temer que estaba en casa de una especie de borracha alegre. ¡Viva! ¡Así aprenderé más inglés!

Al principio no pasé mucho tiempo con ella porque estaba liado con el proyecto fin de carrera, pero poco a poco la imagen que tenía de ella iba cambiando. El olor a vino no se debía a ninguna fiesta alegre. Se debía a que destila su propio vino para regalarlo por navidad y ahorrarse un dinero. Lo cual me lleva a su característica más importante: es más pobre que una rata del vertedero del peor agujero del tercer mundo (bueno, un poco menos).

No me gustaría enrollarme demasiado así que dejaré sólo algunos apuntes de nuestra relación:
  • Cuándo le comenté la posibilidad de marcharme a España antes de tiempo se puso a llorar porque sin ese dinero no iba a poder sobrevivir. Cosa que creo por otra parte. La he visto venir a pedirme el dinero de Internet por adelantado porque no tenía ni un pound. Por cierto, sólo tenía Internet hasta las 11 de la noche porque el router está en su cuarto y le molesta la luz del aparato. Cuando le ofrecí pagarle 5 pounds más por Internet 24 horas aceptó sin rechistar y se acabó el problema de la luz.
  • Cuando hacía el proyecto se acercó a mi cuarto (fingiendo que estaba) preocupada por mí, y me ofreció que leyera un libro de la reina madre (ver fotos) para alegrarme (¿?). Tras verlo, lo dejé en su cuarto. Al día siguiente, al llegar del trabajo el libro estaba en mi cuarto. Lo dejé la siguiente vez (mi cuarto es muy pequeño) en el salón y volvió a aparecer en mi escritorio. ¿Qué oscuros designios le llevan a pensar que tengo que dormir a menos de 2 metros de su libro?
  • Es ultracristiana loca que odia a los moros. Según su opinión los moros van a hacer una mezquita de 2 millas de altura (creo que el edificio más alto del mundo apenas supera los 500 metros) cerca de aquí para reflejar su supremacía religiosa en la región. También comenta interesantes historias sobre como debido a la insistencia musulmana de permitir que las niñas lleven velos en los colegios, a los hindúes también se les ha permitido su traje tradicional que incluye una espada (¬¬). Como todos podréis imaginar la historia termina con una pelea religiosa en el colegio donde el corazón de un niño cristiano y blanco es atravesado por una espada.
  • Tiene miedo de todo. Hay que cerrar todas las cortinas de la casa en cuanto anochece, para evitar que la gente pueda ver desde fuera que cosas hay en la casa. Y siempre he de tener cuidados de los malvados niños de 12 años que viven en nuestra calle. Un día estaba solo, y unos chavales con máscaras tocan en la puerta de mi casa, y dicen algo en guiri (probablemente sweets or cheat). Ante el miedo generado a lo largo de días, no abro y me voy al salón.Al llegar Linda, le pregunto por lo que era. Y me dice que hice bien en no abrir porque probablemente era algo de la fiesta satánica de Halloween.
  • El esfuerzo que hace por mí la mayoría de los días (por el que recibe 15 euros al día) consiste en abrir un sobre de pasta precocinada, echarlo en un plato y dejarlo en la encimera. Por supuesto, tampoco habla mucho porque siempre está muy cansada y tiene que ver una de los 3 soap operas que se traga cada día. Por supuesto, cuando viene un guiri que alquila una habitación algunos días hace de comer en condiciones, porque ese sí puede elegir otro sitio y largarse.
En fin, la maldigo.
No sé si debería denunciarla a la organización, porque sé que tuvo problemas con otro estudiante y posiblemente no le vuelvan a meter a nadie en la casa. Y eso la arruinaría y la convertiría en un homeless, por lo que paso de tener ese cargo de conciencia. Seamos (extremadamente) positivos, y pensemos que simplemente está pasando una mala racha (mi tía cuca).



Linda y yo en una de esas fiestas absurdas para vender cosas absurdas y ganar aproximadamente 5 €.



Mi cuarto. La puerta no se puede abrir del todo porque la cama está ahí. Los que me conocéis sabéis que estoy acostumbrado a estos espacios reducidos y los aprecio.


Mi libro de referencia. El libro de la reina madre. ¡Cuanta sapiencia!

Yo mismo en (Mordor) Borth

3 comentarios:

The Ardi dijo...

Dios, menos mal que tienes aguante... imagínate si me toca a mí... jajajaja

Pablo dijo...

XDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDD

Pablo dijo...

he oido que a los leonardos ingleses los meten en casa de Loli Pineda